miércoles, 14 de noviembre de 2007

Religión. ¿Doctrina Divina o Manipulación Social?

Más allá de la existencia comprobable o no de un Dios o varios, la religión no es una Doctrina Divina.

La historia del Egipto Antiguo nos da, a mi entender, marcadas pruebas de que la religión tiene un propósito que va mas allá de la búsqueda del hombre a su creador. Incluso va más allá de tan solo responder la pregunta universal: ¿Por qué?


Como muchos de ustedes ya saben, los faraones egipcios eran considerados dioses en la tierra y tenían absoluto poder. Dadas las características de la humanidad, no es de extrañar, que alguien con atributos de índole divinos, utilice su poder para someter y dominar a las masas, y que mejor forma de hacerlo sino a través de la fe.

El ejemplo más concluyente es el del faraón Amenofis IV, quien impuso arbitrariamente un cambio en el culto egipcio, destituyendo a los dioses de su religión politeísta, para darle paso a la primera doctrina monoteísta, donde su único dios era el creador máximo del universo y tras cambiar su nombre Amenofis IV por Akenatón, se auto proclamó representante e hijo del nuevo Dios Atón. (Vaya paralelismo histórico si los hay)

Esto, naturalmente molestó a los sacerdotes de la vieja doctrina y tras la muerte de Akenatón y su esposa Nefertíti, forzaron el regreso de la vieja creencia.
Pero en vida de Akenatón, esta nueva mirada sobre el culto religioso cobró algunos adeptos.

En recientes excavaciones arqueológicas, fueron encontrados muros pertenecientes a un templo con jeroglíficos grabados en la piedra, que al ser traducidos se supo que eran poesías dedicadas a Atón. Estas poesías las conocemos como salmos y se encuentran reproducidas en el antiguo testamento. Aquí hay una fuerte evidencia que da que pensar y haciendo un paréntesis quiero decir que, sin ninguna prueba histórica que me avale, pero con la convicción de la deducción que hago a partir de estos hechos, tengo la fuerte sospecha que la religión judía proviene de aquel grupo reducido de adeptos de Atón, que sin chance de sobrevivir bajo el régimen post Akenatón, debieron huir dando origen a un nuevo pueblo. Talvez, el famoso
Moisés, de quien ahora sospecho que no era israelí como dice el antiguo testamento, sino egipcio, deslumbrado y motivado por esta idea de un solo Dios, se puso al frente y trató de combatir a Egipto para liberar a los esclavizados sucesores de Akenatón, llamados entonces pueblo de Israel, y de allí escaparon en busca de la tierra prometida.

Ahora bien, sabemos que más tarde, de los israelíes surge el cristianismo. Pero el cristianismo, ahora sí con pruebas concretas en la misma biblia, sabemos que conserva mucho de la doctrina judía y que Jesús, por proclamarse el Mesías y sus ataques constantes al régimen, fue a los judíos lo que Akenatón a los Sacerdotes ortodoxos egipcios.


Una de las más fuertes imágenes impuestas por la religión tanto judía como cristiana es la existencia de un opuesto a dios, representante del mal y causante de la separación del hombre y su creador.

Pero ésta contra deidad conocida con diversos nombres como Satanás, Demonio o Diablo es inculcado como el verdugo, castigando a aquellos que no respeten la voluntad de Dios, lo que significa que, u obedeces lo que te digo o te quemarás en el fuego del infierno. (Irónicamente, Satán es enemigo de Dios, pero colabora en su propósito)



A esta altura de la lectura, ya habrán adivinado hacia donde llega la conclusión. Y están en lo correcto.

Las doctrinas religiosas, sin importar de donde provienen en realidad, tienen en común dominar la acción de las masas mediante el miedo al castigo.
Es propio de las leyes imponer respeto, no por su convincente enseñanza, sino por la imposición de represalias. Si robas, iras preso. Si pecas, arderás en el infierno.

Es por esto que pienso que la religión no es una doctrina divina, sino un mecanismo antiquísimo de manipulación social. Si bien la fe de los creyentes no puede ser medida ni puesta en tela de juicio ya que la mayoría de las veces es una devoción sana y hasta conmovedora, pienso que las instituciones religiosas -no se si absolutamente todas, pero si las más poderosas- se han valido de las doctrinas para mantener a las masas dominadas mediante el miedo al castigo de Dios o de su opuesto satánico según sea el caso.


Fuente: http://www.psicofxp.com/forums/articulos-en-general.339/247920-religion-doctrina-divina-o-manipulacion-social.html